La Policía Local detiene a una conductora que estaba demasiado ebria para hacer la prueba de alcoholemia tras derribar una señal de tráfico

 La Policía Local detiene a una conductora que estaba demasiado ebria para hacer la prueba de alcoholemia tras derribar una señal de tráfico

Los agentes encontraron su coche en Pénjamo con la luna delantera rota y daños en la defensa

La Policía Local de Langreo detuvo en la noche del sábado al domingo a una conductora que presuntamente invadió con su coche una acera de la avenida de La Reguera, derribó una señal de tráfico, continuó su marcha y, cuando fue localizada finalmente, no pudo someterse a la prueba de alcoholemia porque estaba demasiado ebria para realizarla. Está acusada de un delito contra la seguridad del tráfico y citada para un juicio rápido que se celebrará mañana, martes, en los juzgados de Langreo.

Los agentes del cuerpo local recibieron a las 0.40 horas del domingo el aviso de que se había producido un accidente de tráfico con daños materiales en la avenida de La Reguera, situada en el distrito de La Felguera. La dotación que se trasladó hasta el lugar de los hechos confirmó la veracidad de los datos proporcionados por esa llamada de alerta. La patrulla constató que un coche se había subido a la acera y había derribado una señal de tráfico. Después, según señalaron varios testigos, había seguido adelante, sin detenerse, en dirección a las antiguas piscinas de Pénjamo. Esas mismas personas que habían presenciado el accidente detallaron la marca, el modelo y la matrícula del vehículo que había causado de los daños.

Con esos datos, los agentes se dirigieron hacia las piscinas. En sus inmediaciones encontraron el turismo en el momento en que su conductora intentaba estacionarlo. Los policías comprobaron que el coche presentaba daños. Tenía rota la luna delantera y desperfectos en la defensa. La conductora, a su vez, presentaba síntomas evidentes de estar bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

Por esas razones, la patrulla intentó realizar a la mujer la prueba de detección de alcohol en aire espirado, pero resultó imposible llevarla a cabo. Debido al estado de embriaguez en que se encontraba, la conductora no fue capaz de completarla. Finalmente, los agentes la detuvieron por un presunto delito contra la seguridad vial al conducir un vehículo de motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

Artículos relacionados